Hay que ir: Atalaya

Este restaurante decidió apostar por la alta cocina sin olvidar los platos que lo han caracterizado

El espacio obligado de comida familiar en fin de semana, ubicado en Pabellón Bosques, consolida la apuesta que lanzó hace un par de meses, cuando integró al joven chef Atzin Santos. Él se apoderó de la tradicional cocina de barrio y los favoritos como pescado a la sal o las milanesas del restaurante Atalaya, y agregó el toque gourmet que caracteriza a este apasionado de los productos naturales y de los sabores sensatos, que juega con texturas y contrastes para crear una experiencia gastronómica innovadora. Atzin busca sus propios productores en diferentes zonas cerca de la Ciudad de México; por ejemplo, a los criadores de guajolotes los instruye, incluso, en cómo deben alimentar a los animales para obtener materia prima de calidad. “He trabajado con criadores que me envían conejos de un kilo, y en ningún lado lo logran así”, asegura el chef de 35 años. Y sólo de esta forma se logran platos como el aguachile negro, las sardinas en escabeche o el pato con mole de tuna roja, que a decir de los comensales de este lugar, sí saben a lo que deben saber.

“La gente no distingue el sabor hasta que lo prueba. Necesitamos entender que comer sano no es dejar de comer, sino saber qué productos ingerir y de dónde vienen, pues el grueso de las personas no tiene acceso a las granjas, van al supermercado y adquieren alimentos procesados o congelados; pero cuando prueban lo que hacemos, se dan cuenta que sí es posible combinar lo sano sin comer aburrido”, afirma el chef Santos con la certeza que le da el cosechar de un huerto propio muchas de las frutas y verduras que se utilizan en la cocina de Atalaya. Éste se ubica en el Estado de México y llegó hasta dicho sitio gracias a Fernando Martínez, chef del restaurante Yubán, quien le presentó a un emprendedor que contaba con un pequeño huerto. “Hicimos una sociedad y comenzamos a crecer, ahí tenemos variedad de fresas, rábanos, betabeles, calabaza, ajo, echalotte, pepino francés y más”, dice con orgullo.

Estos productos son empleados para preparar los patillos que aparecen en la extensa carta del Atalaya y en el menú de cocina gourmet de Atzin, el cual cambia constantemente dependiendo de lo que reciba, por ejemplo: “cuando hay jitomates los guisamos, si no hay, los olvidamos y usamos las calabazas”, dice contundentemente.

Además de crear experiencias culinarias que permiten saborear las notas reales de cada ingrediente, él emprendió la tarea, sin saberlo, de educar paladares. Misión que logra gracias a sus años de experiencia, que se remiten a cuando era un joven de 16 y comenzó con su primer trabajo en un restaurante.

Así la sensación que llega recién te sientas a su mesa es un árbol del que penden aceitunas kalamata, cubiertas con chocolate, aceite de oliva y sal de mar, “preparan el paladar para recibir los sabores que le preceden”, según explica Atzin.

De ahí se pueden dejar llevar por las sugerencias del chef o bien por los clásicos como la cochinita pibil cocinada en el horno de leña, dentro de un típico “testi” (recipiente de barro) que le añade un sabor excepcional.

Si se trata de elegir un ambiente, Atalaya ofrece diversas experiencias, desde un amplio salón principal hasta una mesa más apartada para cenar con los amigos de manera íntima, o bien la barra si vas solo.

También cuenta con una gran terraza en la que puedes disfrutar de eventos deportivos a través de pantallas de televisión. Lo seguro es que en cualquier espacio que ocupes, tu experiencia te llevará a repetir una y otra vez la propuesta de este sitio.

Y aunque lo cierto es que en gustos se rompen géneros, Atzin concluye diciendo que “lo que está mal hecho, aquí y en China va a estar mal. Habrá a quien le guste más un cocinero o el otro, pero lo bien hecho se nota y la gente lo ha entendido”.

 

DIRECCIÓN: Prolongación Bosques de Reforma #1813, Lomas de Vista Hermosa.

TELÉFONO: 5259 2428. PÁGINA WEB: restauranteatalaya.com.mx

 

Fotos: Sergio Bejarano

 

 

VIDEOS RECOMENDADOS

LO QUE PASA EN LA RED

 

NO TE LO PIERDAS

Hay que ir: Fogo de Chão

Una muestra del sabor campirano de Brasil que está disponible en México

La tendencia de las fotos con toalla en la cabeza

Ahora es un reto viral en Instagram

Fishtail, la tendencia de cejas en Instagram

Y cuando pensabas que no podías ver algo peor, llega esto

Lo mejor de tendencias make up para este verano 2018

¿Ya habías pensando en tu make up?

#RADAR El tren de los Premios Oscar

Ahora que recién sobrevivimos al arte

Todo lo que debes saber de las esponjas de maquillaje

¿Qué son, qué tipos hay y qué usos podríamos darles?

La técnica más divertida para cuidar tu piel ¡Multimasking!

Enfócate en lo que necesita cada parte de tu rostro

Hay que ir: Carmela y Sal

Gabriela Ruiz Lugo es una exitosa chef tabasqueña apasionada por su profesión

¿Qué es el shampoo seco y cuándo utilizarlo?

Cada vez es más popular

No hay algo mejor (y más rico) que la dieta del vino

Pierde hasta ¡seis kilos!

Beber champagne todos los días tiene beneficios

¿Lo sabías? Te contamos porque debes tomar tres copas diarias

Trucos de belleza coreanos vs. japoneses

¿Cuáles son mejor?

Lugares en CDMX para convertirte en patinador profesional

Un poco de invierno para todo el año

#RADAR Los “rockstars” de por acá: mixtecos

Que si la exposición de Bruce Nauman, organizada como parte de la Estancia Femsa

Los riesgos de no saber desmaquillarte

¡CUIDADO!

Cómo acentuar el "booty" con tu ropa

Más fácil de lo que crees

Opal Hair, el nuevo estilo que vas a amar

La nueva obsesión de belleza

Hay que ir: Mochomos

Aquí encontrarás la mejor combinación entre delicias sonorenses, ambiente y buenos drinks

El nuevo smartphone con diamante. Irrompible.

Justo lo que necesitaba

Mezcales exquisitos que debes conocer

¿Se te antoja?