Homero Richards

.
Tamaño de texto

Homero Richards

Quizá te guste...

Seis de los pilotos mexicanos que llevan la pasión automovilística a diez mil revoluciones por minuto alrededor del mundo, nos confiesan si prefieren las curvas o las rectas; logros y prendas que no pueden faltar en su clóset.


El logro profesional del que te sientas más orgulloso:


Hace seis años, después de someterme a una operación de cerebro al detectarme un tumor, y tres meses después que inicié la temporada de fórmula, llegué a la primera carrera y gané.


El primer recuerdo que tienes de un coche:


A los seis años sacaba los coches del garaje de casa de mis papás con ayuda de los sillones de la sala. Pero mi pasión viene por el taller que tenía mi papá en donde arreglaban autos de cuarto de milla (son los de arrancones) y prácticamente crecí viendo carros.


¿Cuál ha sido el peor accidente que has sufrido?


Precisamente aquí en México, saliendo de la peraltada en la Fórmula Tres, se me fue el coche prácticamente de atrás y terminé contra la barda.

 

070612_pilotos_185.jpg


Si fueras un coche, ¿cuál serías?


Una Hummer, como mi nombre (risas).


Ritual previo a una carrera:


Cuando me está llendo mal voy a La Villa y siempre me va bien. Hay veces que también, cuando vengo arriba del auto, me comprometo a ir a dar las gracias y normalmente sí lo hago.


Lo más difícil y lo más padre de ser piloto:


Lo mejor es ganar y que tu equipo te reconozca, pero es muy difícil recibir las oportunidades; yo que vivo de esto como en cualquier otro trabajo hay que mantenerse siempre. Por lo mismo cuando gano me gusta entregar mi trofeo e irme directo a mi casa.


¿Qué no puede faltar en tu clóset?


Soy amante de los tenis, siempre traigo un par en mi camioneta.

 

TEMAS RELACIONADOS:

homero richards - especial - entrevista - automovilismo
No te Pierdas